Maridaje

blogerredas 31 Octubre 2012 1


Se le llama maridaje a la combinación que se hace entre los vinos y los diferentes tipos de comida que van a acompañar. La idea más conocida y popular para maridar es la antigua condición de vinos rojos para carnes rojas y vinos blancos para carnes blancas, que en estos tiempos no es muy utilizada.

El vino es ahora una experiencia que involucra más los sentidos, por ésta razón es importante considerar también el sentido de la vista, combinar el plato con el color del vino y lograr un equilibrio entre ambos, donde ninguno de los dos compita con el otro, por el contrario, el objetivo es lograr que el vino realce el sabor de la comida.

Al igual que la comida, que empieza con platos ligeros (entradas) y terminan con platos mucho más elaborados (platos fuertes) los vinos que las acompañan deben conservar el mismo orden, es decir, debe iniciarse con vinos jóvenes, seguir con un vino reserva y finalmente culminar con un vino crianza.

A continuación os presentamos algunas reglas generales para tener en cuenta a la hora de realizar un buen maridaje:

•    Cuando el plato a maridar está compuesto por una ensalada, que generalmente son aderezadas con vinagre, recordando la importancia del equilibrio entre el sabor del plato y el sabor del vino, lo ideal es maridarlo con vinos altos en vinagre como el jerez.

•    Mientras más grasa tenga un plato, se hace necesario que el vino tenga más cuerpo, que sea más elaborado o que lleve más tiempo en barrica como es el caso de los reserva o los crianza.

•    Para los postres, por su naturaleza dulce, son recomendables vinos dulces, que acompañen el sabor de la delicia con la que generalmente culmina una comida, pero no se debe exagerar en la dulzura del vino porque esta combinación resultaría hostigante.

La lista de opciones puede ser infinita, pero existen ciertos principios básicos que pueden ayudar a simplificar la tarea, luego viene la creatividad, el gusto personal y el sentido común, donde cada uno aporta un toque distintivo.