El sentido de la vista

La vistaVamos a ver el sentido de la vista, el cual es tan importante como el resto de los sentidos a la hora de valorar un vino.

Hay que tener en cuenta que ante un vaso de vino el ojo es como si funcionara como una cámara fotográfica. La vista como bien sabeis es un sentido rápido, instantáneo y seguro.

Por el contrario, el olfato y el gusto dan impresiones algunas veces extrañas o fugaces, progresivas y evolutivas, y también inciertas.

Para que os hagais una idea, el ojo humano posee ciento treinta millones de receptores luminosos que envían sus impresiones a nuestro cerebro.

Quiero que tengais muy claro que nuestra vista nos permite valorar dos cualidades muy importantes del vino: os hablo de su color y de su aspecto.

Éstas dos cualidades son las primeras sensaciones organolépticas que cualquier catador sabe apreciar y que, en algunas ocasiones, le pueden incitar a probar un vino o de lo contrario desenterderse de hacerlo.

En cierta forma, el color es como la cara del vino, y éste se puede definir por sus dos parámetros: la intensidad y el matiz, la vista también  (en la mayoría de de ocasiones) también aprecia la vivacidad del color.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.