Aromas del vino

Aromas

Antes que nada, os comento que los aromas de los vinos pueden ser de tres tipos:

Empiezo por el Aroma primario: Este es el que procede de la uva y del mosto, y por experiencia propia os puedo decir que es característico del viñuelo (que es variedad de cepa de la que procede el vino). Es más o menos intenso y al mismo tiempo más o menos fino según el vidueño y el estado de la madurez de la uva. Os puedo asegurar que se percibe desde un primer momento, nada más servir el vino en la copa y antes de agitarla.

El siguiente aroma es el Aroma secundario: Para que lo sepais es el que proviene de las múltiples sustancias elaboradas durante la fermentación alcohólica. El olor del vino joven es una mezcla de aromas primario y secundario. La forma de percibirlo es agitando el vino en la copa, imprimiéndole un fuerte movimiento de rotación.

El siguiente aroma es el Terciario: Este es el que se desarrolla durante el envejecimiento del vino y es debido a nuevas sustancias sintetizadas o transformadas durante el proceso y la evolución de los aromas primario y secundario. Para que lo sepais es lo que se llama habitualmente bouquet, y no debemos interpretarlo como sinónimo de aroma (ni mucho menos), ya que «aroma» es el olor de los vinos jóvenes, por lo tanto «bouquet» es el olor de los vinos viejos o maduros.

También os puedo decir que, en este caso, se pueden distinguir dos tipods de bouquet:

* El Bouquet de oxidación, es el que adquieren los vinos conservados en contacto con el aire, estoy hablando que este vino está en contacto con el aire de alguna forma algo parcial. Esto se debe a sustancias de naturaleza aldehídica; para que me entendais se suele dar en vinos de regiones cálidas y se identifica por su olor, que según dicen algunos hace recordar de alguna forma al membrillo, incluso a la nuez seca o rancio, etc.

* El Bouquet de reducción, este es el caracteriza a los vinos de regiones templadas, criados y conservados al abrigo del aire (debeis saber que han sido conservados en botella). Estos aromas  de reducción se deben generalmente a la hidrólisis de los heterósidos del vino y a la transformación de los taninos.

Hay que saber que se perciben después e agitar fuertemente la copa y dejarla reposar de nuevo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.