Apreciar el aspecto del vino

Apreciar

Para vuestra información con la vista se puede juzgar el aspecto físico del vino, del cual se pueden diferenciar algunas partes como: La Consistencia del líquido, en el cual el vino debe a su contenido en alcohol el aspecto fluido y móvil que presenta cuando se le agita en el vaso. En este supuesto movimiento se produce digamos un efecto curioso ; una parte del líquido sube por las paredes del vaso y cae hacia la superficie en forma de gotas que forman columnas irregulares.

Este fenómeno se conoce como el nombre de -Lágrimas- del vino y a veces también se le llama «pierna», «pata» o «muslo del vino», es cuando se dice que el vino llora.

La lámina de vino que moja el cristal al agitar la copa es más pobre en alcohol y más rica en agua, puesto que su pequeño espesor favorece la evaporación del alcohol, al ser este mucho más volátil que el agua. Para que os hagais una idea, el líquido que moja el cristal adquiere una mayor tensión superficial y forma las lágrimas.

Cuanto mayor es el grado alcohólico del vino, más tendencia tendrá a formar la lágrima, este fenómeno que se produce en el vaso puede ser de dos formas:

Limpidez o turbidez del líquido: Debemos saber que estas cualidades se definen con los términos de limpio, brillante, cristalino, velado, opaco, etcétera.

Efervescencia: Esta depende si hay o no pequeños desprendimientos de gas carbónico. Así, los vinos se clasifican en tranquilos y espumosos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.