Nuestra bodega particular

Pablo 26 noviembre 2007 0


Botellero

En este apartado intentaré daros los mejores consejos para que si lo deseais podais formar vuestra propia bodega con las mejores condiciones óptimas para ello.

Bien, para empezar, debemos tener muy claro la importancia de la temperatura. En todos los casos la temperatura ideal para conservar el vino es de 10 a 15ºC, aunque actualmente un buen aficionado puede disfrutar de algunas ventajas, ya que los vinos que se elaboran hoy están en condiciones de soportar hasta una temperatura constante de 22ºC.

Sin embargo, a esta temperatura el proceso de envejecimiento se acelera y disminuye el ciclo vital del vino. Las técnicas de vinificación utilizadas modernamente permiten una conservación mayor y más segura, sin restar carácter y calidad a los vinos.

Los nuevos sistemas de regulación de la temperatura, como las planchas de poliuretano expandido, la fibra de vidrio o el aire acondicionado, están al alcance de cualquier persona que habite en un piso, un chalet o un apartamento; y gracias a estos factores renace la afición a almacenar vino en las viviendas urbanas.

Si queremos mantener una enoteca en estado óptimo, tendremos que disponer de unas condiciones básicas:

* En primer lugar es muy importante mantener las botellas en posición horizontal.

* En segundo lugar, hay que proteger al vino de las oscilaciones térmicas. La temperatura mínima en invierno no debe ser inferior a los 7ºC, y en verano el máximo no debe superar los 20ºC.

* En tercer lugar, debemos evitar la luz, los ruidos, las trepidaciones y los olores extraños.

* En cuarto y último lugar, es conveniente que la humedad relativa del aire no sea inferior al 70%. En zonas secas continentales la humedad suele ser menor (hay que tenerlo en cuenta).