La bodega en nuestra casa 2

Pablo 18 febrero 2008 2


Bodega

Siguiendo con el artículo anterior y una vez estudiadas la orientación y la situación de la bodega, la constitución del suelo desempeña una función higrométrica básica. Como opción se puede utilizar las losetas de cerámica porosas, el ladrillo macizo o cualquier material que absorba la humedad. Lo mejor es un suelo de tierra, batida o pisada, y arena de rio.

Otro factor importante es la ventilación, si la bodega está situada en una habitación de la planta baja, es mejor condenar las ventanas tapándolas con ladrillo. En bodegas subterraneas, es necesario disponer de la aireación necesaria mediante la conexión con el sunt (conducción de ventilación de la casa) o construir un conducto directo hacia el exterior.

En el caso de las bodegas semienterradas, se efectuará la misma operación o se agujereará la puerta de acceso, si la habitación contigua goza de suficiente ventilación.

La bodega no es compatible con la despensa, los olores que despiden los alimentos como (legumbres, hortalizas, frutas, embutidos, etc…) perturban el reposo de las reservas, ya que, a través del corcho de la botella, entran en contacto con el vino.

Además, la bodega debe estar aislada de los ruidos; si la habitación habilitada para bodega es contigua al garaje, tendrá que estar lo suficientemente aislada de los ruidos y de las vibraciones que pueda producir el arranque del coche, así como de los olores a gasolina y combustión, que perjudicarían definitivamente a los vinos.