El libro para nuestra bodega

Pablo 24 febrero 2008 0


BotelleroUna de las cosas que tenemos que tener es el llamado libro de bodegas y más si tenemos en mente hacer una larga crianza de caldos.

Es facil que las etiquetas puedan borrarse con la humedad y el paso de los años y, además este libro nos servirá para apuntar y conservar datos que más tarde nos serán muy útiles y de gran interés.

En nuestro libro o cuaderno podemos anotar el nombre del vino, la cosecha, el tipo, la botella, el productor, la fecha en la que se adquirió el vino y su precio, su evolución y la situación de la botella en la bodega.

Siempre hay quien es menos sistemático o minucioso y puede prescindir del libro, pudiendo adquirir etiquetas adhesivas que por lo normal se deben pegar en uno de los extremos de cada botella.

En estas etiquetas deben constar ciertos datos fundamentales como:

* La fecha de adquisición de la botella

* Su precio en el momento de la compra

* Un breve comentario sensorial del vino en la fecha de la compra.

De esta forma se podrá saber la edad auténtica del vino y su rentabilidad. El incremento del precio de los caldos se une además a dos revalorizaciones:

1.- La primera es la propia cosecha en si

2.- Si la cosecha se encuentra agotada

Hay que tener en cuenta que el testimonio de la cata del primer día es el que servirá para comprobar la evolución del vino.

Hablando ahora de los corchos, debeis saber que al cabo de los años, normalmente de 8 a 15 años comienzan a deteriorarse y, por consiguiente la salud del vino puede verse afectada. No dudeis en cambiarlos por otros nuevos cuando creais que es absolutamente necesario y, no os olvideis de anotarlo en vuestro libro la fecha de esta operación.