La vinificación en rosado y en clarete

admin 2 marzo 2008 0


Antes que nada Gran Feudodebeis saber que estas dos vinificaciones son muy parecidas. Los vinos rosados procedentes de uvas rosadas son una rarísima excepción. Ese es el caso de un rosado típico del Jura que proviene de una uva denominada poulsard, que tiene jugo y piel rosados.

En realidad es un vino tinto muy claro, y sus uvas se vinifican en tinto. Incluso mejora en botella como un tinto.

La mayoría de los rosados provienen de uvas tintas o de mezcla de uvas tintas y blancas cuyos mostos han fermentado sin los orujos, de forma que alcanzan su coloración característica.

Una vez estrujada la vendimia se realiza un ligero desfangado, separando el mosto de las partes sólidas, antes de que comience la fermentación.

Los claretes, también llamados en francia vinos de café están a medio camino entre una elaboración típica en blanco y una típica en tinto. Es decir: la vendimia, estrujada, despalillada y sulfitada, se encuba para que, a las pocas horas comience su fermentación.

A partir de este momento se vigila estrechamente la coloración que va tomando el mosto, y cuando alcanza la pigmentación deseada (generalmente a las 24 o 48 horas) se procede al descube. A partir de ese momento, la fermentación alcohólica prosigue como si se tratara de vinos blancos.

Los vinos rosados no tienen, evidentemente, la estructura de los tintos, y por su débil extracto seco se parecen más a los blancos que a los tintos.