D.O. Ribera del Duero (España)

Pablo 15 agosto 2008 0


Campos viñedos

Para muchos esta región, que se caracteriza por un dinamismo progresivo, se halla en la actualidad a la cabeza del conjunto de las DO españolas. Sus caldos son cada vez mucho más seguros que los de la Rioja, y sus productores parecen haber captado mejor los gustos internacionales sobre el vino tinto.

De larga tradición en el cultivo y elaboración de vinos, fue en 1982 que obtuvo la calificación de Denominación de Origen. Ocupa un territorio de suaves ondulaciones y una altura media de 750 metros protegida por el rio Duero, lo que, junto con las frecuentes nieblas, atempera su extremado clima, caracterizado por las bajas temperaturas invernales.

Mapa-Logo

Las precipitaciones se acercan a los 500 mm anuales y el suelo, poco fertil y suelto, está formado por arenas margas y caliza. Las variedades autorizadas por el Consejo regulador son la Tinta del Pais, variante de la Tempranillo riojana, ideal para la crianza, que llega a copar casi la totalidad de los viñedos cultivados, y que otorga color, cuerpo y aroma a los tintos: Otras uvas permitidas son: Garnacha, Cabernet Sauvignon, Merlot y Malbec, empleadas en pequeñas cantidades y como elemento distintivo de las bodegas.

Los rosados, cuyo contenido alcohólico mínimo exigido es de 10,5º, se caracterizan por un color rosa, semejante a la piel de la cebolla, con ribetes anaranjados, afrutados y un toque vinoso al paladar. Los tintos jóvenes obstentan un color frambuesa y su sabor evoca las frutas silvestres.

Los tintos de crianza, reserva y gran reserva evolucionan del rojo guinda a tonos rubí, teja y ladrillo, con un gusto amplio y aterciopelado, untuoso y lleno de matices, próximos a los vinos de Burdeos. La uva blanca por excelencia es la Albillo. El jugo de esta variedad local se suele usar para suavizar la intensidad del vino tinto.